Redes sociales



Mujeres sin derechos en Arabia Saudí

Las mujeres saudíes estarán controladas por un sistema para que no salgan del país. Los ‘tutores’ de las mujeres saudíes recibirán mensajes de texto en sus teléfonos móviles cada vez que ellas abandonen el país, incluso si ambos viajan juntos. Las mujeres no pueden abandonar el país sin el permiso de sus ‘tutores’, quienes, en caso de otorgar el consentimiento, deben firman una “carta amarilla” en el aeropuerto o en la frontera.

Francisco Alonso Medina

Las mujeres sauditas, privadas de los derechos a trabajar, conducir, estudiar  y de viajar sin autorización, están sometidas ahora a una nueva medida de control. Las autoridades de Arabia Saudí, obliga el control de las mujeres saudíes a través de un sistema electrónico. El fin es evita su salida del país sin el consentimiento de su padre, esposo, hermano, tutor e incluso su propio hijo en el  caso de que sea viuda o este divorciada. El “responsable” de la mujer, recibe un mensaje de texto que le indica que ella ha cruzado la frontera del país, aunque viaje con él. Las mujeres no pueden abandonar el país sin el permiso de sus ‘tutores’, quienes, en caso de otorgar el consentimiento, deben firman una “carta amarilla” en el aeropuerto o en la frontera.

La tecnología, llega así al servicio de una sociedad patriarcal que aumenta la falta de libertad de estas mujeres, abocándolas a la esclavitud en un país donde hombres y mujeres no tienen los mismos derechos. Son consideradas inferiores a los hombres, aunque ocupen puestos de responsabilidad. Las mujeres no pueden abrir una cuenta corriente, conducir, trabajar, estudiar o viajar sin el permiso de los hombres. Además de esas restricciones, son obligadas a salir totalmente cubiertas con un velo, sean  sauditas o extranjeras, y pueden ser encarcelada por tener ideas políticas diferentes al Régimen que gobierna. También se castiga fuertemente el adulterio y existen instituciones dedicadas a enseñarles cómo comportarse y cuidar de su marido.

Las mujeres casadas tienen prohibido el acceso al mercado laboral, donde sólo puedan trabajar las solteras y viudas y no pueden trabajar con hombres. Esto, además, dificulta el acceso  de las mujeres a varios oficios y hace que la tasa  de desempleo supere el 30% entre las sauditas, según un estudio  oficial. Además, por hacer los mismos trabajos que los varones, cobran mucho menos.  Asimismo, deben firmar su despido voluntario un mes antes de contraer matrimonio. Para acceder de nuevo al mismo deben contar con la autorización por escrito del marido.

El año pasado, el rey Abdulá garantizó que las mujeres tendrían derecho a votar y a concurrir a las elecciones municipales de 2015. Esto podría considerarse como un primer paso a la liberación. Lo cierto es que esto no puede ser posible hasta que se consiga una total igualdad rompiendo con las tradiciones que minusvaloran a las mujeres.

En octubre, los medios locales publicaron que un directivo del Ministerio de Justicia permitiría a todas las abogadas que tuviesen un título de derecho y hubiesen trabajado al menos tres años en un despacho de abogados defender casos en los tribunales. Por el momento, la medida que debía entrar en vigor este mes, no se ha aplicado.

¿Segregación o libertad?

Arabia Saudí tiene intención de construir una ciudad en la que las mujeres trabajen sin contravenir la estricta ley islámica que rige en el país. Construida en Hofuf, al este del país, pretende ser la primera de una serie de localidades de estas características en este reino. El objetivo es permitir que las mujeres tengan independencia económica respetando la estricta separación de sexos en espacios públicos. Según la información que publica el diario ‘The Guardian’, hasta cuatro ciudades de este tipo podrían ponerse en marcha. Comentan que la ciudad creará 5.000 puestos de trabajo en el sector textil, farmacéutico y alimentario, con empresas controladas por mujeres. Habrá que esperar a ver las condiciones de trabajo y de seguridad laboral. Por el momento, la Autoridad Saudí de la Propiedad Industrial (Modon), que está desarrollando esta particular localidad de Hofuf, dice que espera que la ciudad “estuviera lista el próximo año”. El principe Mansour bin Mited bin Abdulaziz, ministro de asuntos rurales, aprobó el plan.

 







Deja un comentario

*